“Nueva normalidad ” de terrazas en bares y cafeterías



Las terrazas de bares y cafeterías son espacios privilegiados en la “nueva normalidad” y representan lugares de disfrute y seguridad mientras se cumplan todas las medidas higiénicas preventivas de carácter colectivo e individual.

España abandona el estado de alarma el próximo domingo 21 de junio, suavizando las restricciones y ampliando la ocupación máxima permitida en terrazas de bares y cafeterías, lo supondrá aforos al 75 por ciento.

Los establecimientos deberán respetar las directrices básicas establecidas por el Ejecutivo central en el Real Decreto que regula la “nueva normalidad” como la obligación de usar mascarillas y mantener una distancia mínima de 1,5 metros.

Mientras no exista una vacuna o un tratamiento efectivo contra el Coronavirus, habrá que mantener normativas para minimizar todo lo posible el riesgo de una segunda ola. Por ello, la “nueva normalidad” permitirá el regreso a los espacios públicos como las terrazas, pero en condiciones un poco diferentes a considerar.

1. Distancia social y aforos reducidos

En el proceso de desescalada se muestra gradualmente la apertura de terrazas de los bares y cafeterías, pero con un mayor distanciamiento entre las mesas como cambio primordial.

Ahora será necesario controlar los accesos a las terrazas como una de las mejores soluciones para evitar posibles aglomeraciones.

En primer lugar, se ha permitido el acceso a las terrazas al 50 % de su aforo, en la fase 1, luego a las mesas de los salones interiores en la fase 2, y por último, a las barras en la fase 3, aunque ahora los clientes deberán mantener la distancia social por lo menos de un 1,5 metros entre sí.

Por otra parte, es recomendable la adecuación de los establecimientos con mamparas transparentes que separen unas mesas de otras, con el fin de aislar al camarero de la mesa e incluso para separar a los comensales entre sí.

2. Estrictas medidas de higiene y prevención

terrazas en bares y cafeterías

El gel hidroalcohólico o los desinfectantes de calidad profesional tendrán una presencia permanente en los establecimientos y terrazas de bares y cafeterías en el futuro.

Entre un cliente y otro, las mesas, sillas y demás superficies de contacto deberán ser limpiadas y desinfectadas continuamente. Los productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, aceiteras, vinagreras y otros productos complementarios de las mesas serán sustituidos por envases desechables de dosis únicas.

La vajilla, mantelería, cubertería y cristalería, por su parte, se guardará en espacios cerrados fuera del alcance tanto de clientes como de los mismos empleados.

También habrá que olvidarse de las cartas de menú compartidas y la información de ofertas y platos deberán exponerse en carteles o pizarras que no sea necesario tocar, o bien en papeles desechables.

En los distintos establecimientos se fomentará el pago con tarjetas, evitando el intercambio de dinero en efectivo y después de cada uso del datáfono será conveniente desinfectarlo, así como también los ordenadores, pantallas y otros dispositivos.

3. Otras medidas de higiene para el servicio en terrazas

En cuanto a otras medidas de higiene y prevención para el servicio en terrazas encontramos:

  • Limpieza y desinfección del equipamiento de la terraza, en particular mesas, sillas, así como cualquier otra superficie de contacto, entre un cliente y otro.
  • El titular de la actividad económica que se realice en la terraza del establecimiento o local deberá cumplir con las obligaciones de prevención de riesgos, tanto con carácter general como de manera específica para prevenir el contagio del Coronavirus.
  • Deberá procederse a la limpieza y desinfección de los aseos, como mínimo, seis veces al día.
  • La disposición de los puestos de trabajo, la organización de los turnos y el resto de condiciones laborales se modificarán, en la medida necesaria, para garantizar la posibilidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal entre los trabajadores.

En cuanto al uso de los aseos por los clientes estará permitido y su ocupación máxima será de una persona, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan necesitar asistencia, reforzando la limpieza y desinfección de todo el establecimiento, garantizando siempre el estado de salubridad e higiene de los mismos.

Sin duda, el uso de las terrazas será uno de los servicios más demandados por la ciudadanía, pero con unas restricciones que han de respetarse para no caer en otra subida de contagios.