Suma variedades de pan a tu bar: biscotes, palitos de pan, regañás, colines, picos, grisines…



España es un país donde se consume bastante pan, y en la hostelería puedes incluir panes tanto en el desayuno, comida y cena, como en las meriendas, tapas, celebraciones, etc. Una opción creativa al pan tradicional en el menú de tu bar son los derivados del pan, como pan tostado (biscotes), palitos de pan, colines, picos, roscos, etc.

 

Posibles usos de los derivados del pan

Aperitivos

Se pueden preparar infinidad de tapas o aperitivos tipo “mini tostadas” o canapés con gran cantidad de ingredientes como salmón, quesos cremosos, vegetales, mariscos, carne mechada, etc.  La ventaja es que estos “mini montaditos” se pueden preparar en poco tiempo, a bajo costo y para todos los gustos.

Acompañamiento de ensaladas

Algunas ensaladas se acompañan muy bien con derivados de pan como los colines, que no sólo equilibran el sabor del plato sino también resultan un elemento decorativo.

Acompañamiento de comidas

Algunos bares acostumbran servir productos derivados del pan a los clientes en su tiempo de espera de la comida. Estos pueden consumirse antes de que la comida llegue o bien como acompañamiento de la misma.

De hecho, algunos proveedores de pan para bares ya ofrecen en el mercado productos más elaborados que son “preparados en aceite de oliva”, “con sabor a tomate, queso y orégano”, “con picante”, “con semillas tipo ajonjolí, sésamo, entre otros”.

¿Cómo puedes aprovechar los derivados del pan en tu bar?

Estos productos no se deben ver como un sustituto del pan tradicional, sino más bien como un complemento o una opción más.

Si en tu bar se ofrecen comidas, dale un toque personal al acompañamiento utilizando picos o regañás.

Por otro lado, ten en cuenta que el público en general cada vez tiene menos tiempo para hacer las comidas, de aquí que en algunas ciudades el tapeo está cobrando bastante importancia.

Podrías establecer “combos” donde el cliente pueda escoger por un precio módico un plato variado de tapas incluyendo “montaditos” hechos con biscotes, o tartaletas rellenas de diferentes mezclas que puedan constituir una comida rápida y nutritiva.

Utiliza grisines o ganchitos como acompañante de una ensaladilla, o simplemente unos cuadraditos con sabor italiano o con picante según gustos del cliente.

Para poder evaluar el valor nutritivo de estos productos es importante no solo conocer su contenido en grasa o carbohidratos sino también el resto de ingredientes utilizados para darle ese sabor especial.

La gran ventaja de estos productos derivados del pan es su capacidad de conservarse en muy buen estado durante largo tiempo, básicamente por su bajo contenido en agua.

Otra ventaja es que son fáciles de masticar y digerir por lo que si tu clientela valora este factor (personas mayores o niños), no debes dejar de considerarlos.

Por último, no debes olvidar que gracias a su capacidad de conservación se puede mantener en cualquier bar un inventario de este tipo de productos para enfrentar incrementos de la demanda y poder organizar eventos de forma rápida.

Analiza tu menú, tu clientela y busca todas las opciones en las que puedes utilizar estos productos dentro de la oferta alimenticia diaria de tu bar, seguro que encontrarás gran cantidad de usos creativos que añadirán un toque gourmet a tu negocio.