Opciones para conseguir el hielo que necesitas para tu bar

El hielo es un producto muy utilizado en algunos comercios como pescaderías, supermercados, carnicerías y por supuesto por todos los negocios del sector de la hostelería.

Existen diferentes tipos de hielo, que son utilizables para diferentes propósitos, por lo que si quieres saber cuál es el mejor hielo para tu negocio, sigue leyendo.

 

Tipos de hielo

Si vas a utilizar el hielo para la preparación de cocteles o para mostrar al  mantener en exhibición  productos que requieren una manipulación cuidadosa para no arruinarse, a la vez que requiere refrigeración,  consulta con los mercado los proveedores de hielo para bares sobre si pueden suministrarte hielo en escamas.  Estas escamas vienen en diferentes tamaños.

  • También para bebidas y cocteles, se utiliza hielo “nugget” que conserva características tanto del hielo en cubitos como del hielo picado. Básicamente todos los hielos son homogéneamente pequeños y tiene un grado de  congelación muy alto, que los hace muy útiles para enfriar rápidamente. Son masticables.
  •  La pescadería utiliza mucho las barras de hielo de diferentes tamaños.  Básicamente por su facilidad de transporte aunque en el momento del uso, generalmente el hielo es triturado.
  • En el sector de la hostelería, por economía, los más utilizados son los cubitos de hielo.

Dependiendo de la empresa de hielo que utilices, te podrá ofrecer otras opciones como hielo triturado, u otros. Ahora bien, cuando ya tengas claro qué tipo de hielo vas a comprar para tu negocio, es el momento de decidir si te conviene comprar una máquina para hacer hielo o comprar hielo ya listo para su consumo.

¿Máquina de hielo o bolsas de hielo?

Dependiendo del tamaño de tu negocio y sus necesidades, cada una de estas opciones tienes sus pros y sus contras.

Si optas por una máquina, tienes que tomar en consideración.

  • Comprar o alquilar
  • ¿Qué máquinas son las más apropiadas tus necesidades? ¿Necesitas más de una?
  • ¿Qué importe alcanzaría la compra de este equipo?
  • También se deben contemplar los gastos de agua, de instalación, y de mantenimiento.
  • Cuando la capacidad de tu máquina se quede corta, no pasa nada, compras el hielo adicional que requieras, el problema es cuando adquieres una máquina que durante la mayor parte del tiempo tiene “capacidad productiva ociosa”, o sea que excede en mucho tus necesidades. En estos casos, se pierde mucho dinero, porque tener una máquina conlleva una serie de gastos que entre más grande sea la máquina, más grandes serán los costos.

Un una máquina de hielo pequeña (de hasta 40 kg. diarios de hielo) puede gastar unos 45 euros mensuales por concepto de electricidad, según estimaciones del sector.  Esto sumado a los 12 euros de agua (24m3), unos 25 euros de la amortización de la máquina y unos 15 euros mensuales en mantenimiento.  Si optaras por una máquina de estas, usaras o no usaras los 40 kilos de hielo diario, tendrías esos gastos.

A esto le debes añadir que serás tú o uno de tus empleados quien se encargue de preparar la máquina para su producción, así como que tendrás que dedicar un espacio físico en tu local para colocarla.

Por otro lado, comprar hielo preparado para su consumo tiene la ventaja que no pagaras electricidad por la máquina, no gastarás esa agua, no pagarás el mantenimiento, ni las cuotas de la máquina.  Ahora bien, tendrás que comprar el hielo, probablemente a un precio mayor que el que te costaría de fabricarlo tú mismo, pero con la ventaja de que compraras solo lo que necesites.

El hielo en bolsa está preparado y envasado en condiciones higiénicas.  Está comprobado que el productos que venden las empresas de hielo suele ser de mejor calidad, con los puntos de congelación necesarios para su buen desempeño.

Ahora, es tu decisión… ¡hacer cubitos o comprarlos!