Cosas que debes saber sobre vitrinas refrigeradas en tu bar



¿Horizontal o vertical? ¿Neutral o frío? El mundo de las vitrinas y mostradores refrigerados se está volviendo cada vez más importante en el mobiliario para bares, restaurantes, pero también y para cafeterías, pastelerías, heladerías y panaderías.

Esto se debe a que la tendencia es la de aumentar la integración entre actividades. El pan se combina con pasteles, pero también carnes y quesos y una heladería también se especializa en la producción de chocolates y en la oferta de té, infusiones o café. Pero existe la necesidad de aquellos que, incluso a nivel estético, pueden combinar los diversos productos.

Las vitrinas refrigeradas son unidades de refrigeración diseñadas para exponer y mantener a baja temperatura aperitivos, platos fríos, postres o bebidas. Suelen encontrarse en supermercados, tiendas de alimentación, restaurantes o comedores de hoteles porque son muy sencillos, pero se adaptan a múltiples usos y comercios.

Las vitrinas refrigeradas que necesitarás en tu bar, cafetería o negocio similar, deben estar diseñadas para mantener la comida entre 7ºC y 10ºC durante horas, que suele ser la duración de un servicio medio.

En cuanto a su forma, los modelos verticales con estantes permitirán a tus clientes llevar la comida directamente desde el interior de forma sencilla y accesible. Con esto lograrás dos beneficios obvios:

  • Facilitar el servicio
  • Mantenimiento de la higiene

¿Qué nociones debes tener sobre las vitrinas refrigeradas?

1. La centralidad del producto.
Vitrinas refrigeradoras

La primera gran verdad es que la metamorfosis del concepto de bar, restaurante o tienda ha llevado cada vez más a convertir a los alimentos y bebidas en protagonistas y en el centro de atención.

El producto debe mostrarse para atraer al cliente. Por lo tanto, es fundamental que sea atractivo, pero al mismo tiempo que mantenga intactas sus características saludables. Y la vitrina refrigerada es el principal elemento de presentación: una especie de primer beso entre los ojos y la sensación de sabor.

2. La transparencia de las vitrinas refrigeradas

A partir de la conexión entre los diversos sentidos, es fundamental comprender cómo la vista puede dirigir el gusto. Esto significa que hace la diferencia al elegir un producto sobre otro.

En resumen, nuestros sentidos se influyen mutuamente y, por esta razón, mostrar creaciones, sin barreras, es una necesidad de la que hoy ya no es posible escapar en los negocios que trabajan con alimentos. El trabajo creativo debe exhibirse en primer plano. En un escaparate, refrigerado o no, esencial, que de equilibrio, sin alterar el efecto óptico de los alimentos.

3. Vitrinas refrigeradas: un estilo único

En lo que respecta a muebles del bar o establecimiento, las ventanas de las vitrinas deben estar perfectamente integradas con el resto del entorno. Por lo tanto, contribuye a crear la conexión correcta entre diseño y gusto. Esto significa que el mostrador del refrigerador debe ser parte de un estilo bien definido y seguir sus reglas, tanto en términos de colores como de formas.

Hoy en día, cada vez hay más tipos para formar parte de un estilo preciso de muebles: desde vintage hasta moderno, pasando por el estilo rústico, industrial o elegante.

4. Calidad y tecnología, una combinación ganadora en una vitrina refrigerada.

Las vitrinas refrigeradas tienen la ardua tarea de conquistar al cliente. Pero eso no es todo: la bondad y la frescura de estos productos también deben preservarse para que día tras día, las empresas que operan en el sector mejoren las tecnologías y los procesos de construcción de estos escaparates. Para garantizar la calidad de lo que ofrece un lugar.

5. La vitrina adecuada para cada producto.

Además de la tecnología con la que está equipada, otra característica a partir de la cual la elección de una vitrina refrigerada no puede fallar es la forma.

Horizontal y vertical es la primera distinción, pero hoy en día hay un número infinito de modelos que, además de una función estética, también juega un papel muy importante el punto de vista de la funcionalidad. Cada producto quiere una solución adecuada.

La elección de la vitrina, sin embargo, también pasa por el tipo de refrigeración, estática o ventilada. Para dar un ejemplo, se prefiere el primer tipo en caso de preservación de dulces o vinos, que no se secan y no conducen a la formación de escarcha. En el caso de los productos envasados, la mejor opción es la ventilada o bien considerar la inclusión de cámaras frigoríficas.

Si estás en busca de una de estas piezas fundamentales para tu bar o establecimiento hostelero, conoce nuestras soluciones y enfócate en el camino hacía el éxito de tu negocio.