Cómo mejorar el servicio al cliente en un bar



¿Quién no ha tenido una mala experiencia en cuanto a la atención recibida en un bar o restaurante? Nos arriesgaríamos a asegurar que prácticamente todos. Tener una experiencia negativa en el servicio recibido en un local de hostelería no sólo te deja una sensación desagradable en el momento, sino que rompe cualquier vínculo de confianza que puedas tener con ese negocio.

 

 

Ahora bien, si eres el propietario o administrador de un bar ¿no te parece que lo mejor es evitar este tipo de situaciones negativas con los clientes?  A la larga, o terminas complaciendo al cliente o terminas corriendo el riesgo de adquirir mala reputación.

Consejos para mejorar la atención al cliente en tu bar

Te ofrecemos algunas medidas que puedes tomar para que la experiencia de un cliente en tu bar sea positiva.

  1. Esfuérzate por conocer a tus clientes, esto significa conocer sus deseos y necesidades.  Detalles tan simples como conocer que le gusta sentarse al lado de una ventana, o que prefiere el café con la leche fría podrían hacer que su cliente se sienta más ligado a tu bar y no decida buscar otras opciones.
  2. La cortesía es gratuita, pero ofrece muchas recompensas.  Tanto el propietario como todo el personal deben tener una actitud cortés.
  3. La imagen de los empleados que sirven en un bar forma parte del servicio, los clientes merecen que les atienda una persona limpia, y con buena presencia.  De esta forma, el cliente tendrá la sensación de estar como en casa y sentirá mayor confianza en el establecimiento.
  4. Otro gran detalle en el servicio al cliente de un bar es la comunicación positiva.  Todos sabemos que a veces los clientes piden cosas en las que no podemos complacerles, procura no decir “no se puede” y ofrecer una alternativa a su pedido para que se sienta bien atendido y se lleve una impresión positiva de tu bar.
  5. Escucha activa: aprende a escuchar, si algo no queda claro mejor preguntar.  Es la mejor forma de entender las necesidades de los clientes.
  6. Cualquier bar recibe quejas. No las tomes de forma personal, sino que debes verlas como oportunidades para mejorar.  No tiene sentido polemizar con un cliente porque ha expresado una queja, ni tampoco darle la razón a la ligera,  haciéndole creer que las cosas van a cambiar cuando pueda ser que no.  Decirle que le agradecen su opinión, que será valorada para buscar una solución es lo más adecuado.
  7. El respeto en un bar es una máxima, no solo hacia los clientes sino también entre los empleados.
  8. No se debe olvidar que en un bar, como en cualquier otro sitio de trabajo, siempre hay cosas que mejorar, por lo que no debemos pensar que ya lo conocemos todo.  Un empleado o propietario de bar siempre tiene algo que aprender.
  9. Sabemos que en un bar siempre hay algo que hacer, pero la atención al cliente es siempre lo primero.  Si su camarero está llenando la nevera y se acerca un cliente a la barra, debe dejar de hacer lo que está haciendo y atender al cliente.  Su tiempo es tan valioso como el suyo.
  10. Nunca olvides que los clientes son la razón de ser de tu negocio. Sin clientes no hay ingresos, sin ingresos tu negocio no sobrevivirá, así que procura ofrecer lo que los clientes quieren, y esto no se trata de adivinar lo que quiere.  No cuesta nada de vez en cuando hacer preguntas a tus clientes que te den una señal sobre su satisfacción con el servicio, el local y los productos.  Incluso una encuesta de satisfacción podría ser muy útil para mejorar el servicio en tu local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al publicar aceptas expresamente las Reglas de uso y la política de Protección de datos.