¡No dejes que la imagen de tu bar se escape por el desagüe!



¿Qué piensas cuando acudes al aseo de un bar en el que has estado consumiendo comida y bebida y te das cuenta de que está sucio y descuidado?  Muy probablemente pensarás que la cocina puede estar en condiciones similares.

Descuidar la limpieza de los aseos en tu bar no sólo es antihigiénico, tomando en cuenta que tienes un local que ofrece bebidas y alimentos a los clientes y que pone en riesgo su salud; sino que también afecta la imagen de tu local.

 

Si les pidieras a tus clientes evaluar la limpieza del bar, muchos juzgaran con base en la pulcritud de los baños.

Mantener los aseos en condiciones de limpieza adecuadas es algo que resulta económico, sencillo y que puede convertirse en una ventaja sobre tus competidores.

Procedimiento de limpieza en los aseos

Procedimiento de limpieza en los aseosSigue estos consejos para garantizar las optimas condiciones de los baños:

  • Revisa la limpieza de los aseos cada hora mientras el bar esté abierto. Aunque se haga una limpieza a fondo de los aseos solo una o dos veces al día, estas inspecciones más frecuentes pueden mantener bajo control la suciedad, y tus clientes te lo agradecerán.
  • Utiliza una guía o lista de comprobación de limpieza de los aseos.  En esta lista, debes especificar los aspectos a revisar, el nombre o iniciales de quien ha realizado la inspección y la hora de la revisión.

Algunos de los aspectos a incluir en esta lista son:

  • Recoger la basura que haya en el suelo o mostradores/muebles en el aseo.
  • Revisar que hay suficientes suministros: papel higiénico, toallas desechables de papel para secarse las manos, jabón, etc.
  • Comprobar que los dispensadores de jabón, secadores de mano, e inodoros estén funcionando correctamente.
  • Limpiar los muebles, lavamanos, espejos, paredes y paneles divisorios.
  • Si algún aseo, lavamanos o, secador no está funcionando apropiadamente, apúntarlo en una lista de pendientes para su posterior revisión y colocar un letrero que diga “Fuera de servicio”.
  • Si el aseo dispone de un cambiador de bebés, limpiarlo bien.
  • Comprobar que el aseo huele bien.  Si es necesario, utilizar algún spray desodorizante para refrescar el aire.  Tampoco se debe abusar de los aerosoles ambientales, muchas personas son sensibles a los olores.
  • Limpiar los pomos así como los interruptores de luz con desinfectante.  Son sitios donde se acumulan muchas bacterias.  No olvidar los grifos.
  • Vaciar cualquier papelera que esté llena más allá de un tercio de su capacidad.

Además de estas comprobaciones, es importante que como gerente o dueño del bar realices un esfuerzo en escoger bien tus proveedores.

Debes preguntarte si realmente te merece la pena comprar el papel higiénico más barato, pero que se rompe cada dos hojas de papel, y termina en la papelera resultando un gran desperdicio.

También debes considerar si la ausencia de jabón es un riesgo para la imagen de tu local, ya que tus clientes no podrán desinfectar sus manos antes de seguir consumiendo y pueden terminar con una infección estomacal que obviamente atribuirán a tu local.

Piensa que ese dinero que gastas en productos de limpieza de calidad, así como el tiempo que dedicas a las comprobaciones regulares de la limpieza de los aseos, son en realidad inversiones en la fidelidad de tus clientes. Así verás a simple vista lo beneficioso e importante que es ofrecer a tus clientes aseos en óptimas condiciones de limpieza.