¿Tiene tu bar un aprobado en limpieza?



Cuando escuchamos críticas negativas sobre un bar o restaurante generalmente están asociadas a tres causas principales: la mala calidad de los productos, la falta de limpieza del local y la mala atención del personal.

 

¿Sabías que la falta de limpieza puede ocasionar que tu bar tome el camino del fracaso absoluto?

Lo realmente preocupantes es que en muchas ocasiones, a pesar de saber esta gran verdad del negocio de los bares, los propietarios y administradores descuidan lo que se refiere a la limpieza del local,  siendo esta una de las mayores causas de la pérdida de rentabilidad.

¿Cómo afecta la rentabilidad de tu bar la falta de limpieza?

  1. La mayoría de los clientes estudiarán la decisión de no volver alguna vez a tu bar si notan que hay ausencia de limpieza, y está claro que si no logras que los clientes del bar repitan una y otra vez sus visitas, el futuro de tu bar es incierto.
  2. Adicionalmente, para aquellos clientes que la limpieza del local es muy importante, estarán incluso dispuestos a pagar un sobreprecio por obtener lo que esperan de un negocio hostelero, lo cual también puede mejorar la rentabilidad.
  3. La necesidad de limpieza es aún más importante si tu público meta son las mujeres, ya que en general para ellas este es un factor determinante.

También está claro que lo que sucede no es que los propietarios o administradores descuiden este aspecto deliberadamente, al menos no en la mayoría de casos. A veces se trata de que tienen tantos otros factores por lo que preocuparse que asumen que la limpieza se hará de forma natural, y vigilan desde la distancia este proceso.

Áreas de la limpieza en la que suelen fallar

Existen algunas áreas en las que la limpieza suele fallar en los bares. Lo importante es determinar si alguna de estas se aplica a tu negocio y tomar las medidas correctivas:

  • El menú o carta debe estar siempre limpio y en buen estado. Si un cliente recibe un menú pegajoso o lleno de manchas su impresión sobre el bar en general podría verse afectada muy negativamente.
  • Barra, sillas y mesas sin limpiar: mesas con rebordes grasientos, sillas con manchas, y un mostrador o barra con restos de bebidas o alimentos  dan muy mala impresión.  No cuesta nada preparar cada día las mesas para recibir a los reyes del negocio: los clientes.

Además de limpiar cada vez que se retire algún cliente que haya consumido, se debe hacer una limpieza más profunda al iniciar o acabar la jornada.

  • Cristalería en condiciones inadecuadas de limpieza: servir las bebidas frías o calientes en cristalería con manchas, residuos de comida o marcas de lápiz labial da realmente una mala impresión a los clientes sobre la forma en que se limpia en el local.
  • Platos y cubertería sucios: está claro que si sirves los alimentos o los presentas en barra en platos manchados o sucios, el cliente muy probablemente pensará que si se cometen estas faltas de limpieza en la barra, la cocina estará mucho peor.
  • Saleros, aceiteras, vinagreras, pimenteros grasientos y sucios.  Esta área se descuida con mucha frecuencia.  Debes procurarte de que estén limpios estos recipientes para condimentos y aderezos que se suelen colocar en las mesas y en la barra.
  • Restos de comida y basura bajo las mesas y en general en el área de servicio a los clientes.  A nadie le gusta sentarse a comer en una mesa bajo la cual hay trozos de pan, granos de arroz, o servilletas sucias.
  • Grifos de cerveza: si en tu bar se sirve cerveza de sifón, no debes descuidar la limpieza del grifo y de la serpentina, al menos un par de veces al mes se debe hacer una limpieza a conciencia del mismo.  El no hacerlo, puede implicar que la acumulación de microorganismos, bacterias y la misma levadura de la cerveza afecten el sabor de la misma cuando se sirve, bajando la calidad del producto ofrecido por tu bar.
  • Cuidado con las moscas: las moscas, especialmente aquellas conocidas como las moscas de la fruta, son atraídas por la levadura de cerveza, así como por adornos que tengas a la vista para tus bebidas.  Sobra decir que un bar con moscas no da buena impresión, totalmente lo contrario.

Por tanto, debes utilizar “trampas para moscas” u otras medidas para evitar que estén a la vista de los clientes.

  • Toma en cuenta que todo aquello que el cliente puede ver debe estar ordenado, esto incluye el área de recepción a los clientes, cualquier área de la cocina que esté visible, carritos o estaciones de servicio (aquellos sitios en el bar dispuestos para que los camareros tengan a mano lo que necesiten para servir a los clientes).

Estas áreas no sólo deben estar limpias, sino perfectamente ordenadas.

  • Mal olor en el bar:  este puede ser causado por multitud de factores, pero deben tomarse las medidas necesarias para que no exista.
  • Vigila también el exterior de tu bar: aunque no forme parte del bar en sí mismo, si la acera de fuera del bar está sucia, esta sensación de descuido y de falta de limpieza podría extenderse al bar, así que debes procurar que paredes, pasillos (si los hay), aceras y todo alrededor de la entrada del bar estén limpios y cuidados.
  • Obviamente, no debes descuidar la limpieza de los aseos, no sólo por el uso de los mismos por parte de los clientes, sino porque si los aseos están sucios, muy probablemente  se olerá desde cualquier punto del local.

El personal del bar y la limpieza

En cuanto al personal, es muy importante que el personal del bar esté consciente de que la limpieza del local beneficia la rentabilidad del negocio, y que si el negocio va bien, también la estabilidad de su puesto de trabajo será mayor.

Pequeños detalles pueden arruinar todos los esfuerzos que se hagan por dar una buena impresión, por ejemplo en cuanto a los hábitos de los camareros es importante que estos sean correctos, que el cliente jamás les vea cogiendo alimentos con las manos, ya que para eso están las pinzas y otros utensilios.

Que si estornuda, inmediatamente se lave las manos,  que su uniforme esté limpio, sin manchas, esto dice mucho del esmero que pone en el resto de la limpieza del local.

Lo ideal sería establecer rutinas de limpieza diarias, semanal, quincenal y mensual donde cada quien sepa cuáles son las responsabilidades que tenga en ésta área.

En conclusión; es un hecho que la falta de limpieza muy probablemente redunde en una pérdida de clientes, y por tanto en una disminución de la rentabilidad.

Si analizando las áreas anteriormente expuestas ha descubierto que en tu bar alguno de estos aspectos pueda mejorarse, no dudes en hacerlo.  No solo eliminarás una razón para que los clientes no quieran volver, sino también que ese esfuerzo extra en que todo luzca limpio y ordenado hará que tus clientes estén dispuestos a pagar un poco más ya que el sitio lo merece.

Todo debe empezar desde la dirección y administración del bar, asumiendo que  obtener un aprobado en limpieza es tan importante como tener una buena decoración o un buen local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al publicar aceptas expresamente las Reglas de uso y la política de Protección de datos.